EMPIEZAN LAS BAJAS PASIONES EN MÁSTERCHEF MÉXICO

EMPIEZAN LAS BAJAS PASIONES EN MÁSTERCHEF MÉXICO

(Foto portada: TV Azteca)

La bajas pasiones, la soberbia de algunos y la baja autoestima de otros, empezaron a aflorar en el segundo episodio de la temporada 2020 de Másterchef México.

Las salsas, primer reto del segunda capítulo. (Foto: TV Azteca).

Para elegir a los capitanes del reto por equipos Iker, Nicolás y Salime tuvieron que disputarse las dos vacantes al preparar una salsa, resultando ganadores Salime, que ni ella se la creyó, y Nico, siempre con una actitud petulante. La primera encabezando al equipo azul, y el segundo al equipo rojo, quien en una actitud evidentemente machista eligió sólo a una mujer y al resto hombres.

El reto para cada equipo consistió en preparar 10 pizzas para repartir a domicilios particulares, y 4 especiales para los jueces, incluyendo al chef invitado Jorge Camacho. Fue un desastre, afloraron los pleitos, Erubiel se hizo odiar y en el relajo al equipo azul le faltó preparar una pizza, lo que les costó perder e irse a la cuerda floja.

La preparación de diez pizzas fue un desastre y afloraron los pleitos. (Foto: TV Azteca).

Antes hubo la oportunidad de un reto de salvación para Atilana, Adriana, Citlalli, Isabel, Jorge, Lizzi, Meche, Erubiel y la Inge. La prueba consistió en preparar capeados y empanizados. La sorpresa la dio la señora Isabel (Yucatán) a quien muchos «menosprecian porque la ven como una cocinerita de rancho». Lizzi, la enfermera de Guadalajara rompió en llanto ante su fracaso: «puedo revivir a un paciente en el hospital y no pude preparar un miserable capeado». Atilana (Veracruz) preparó un «dedito» empanizado tan grotesco que el chef Herrera con su sutil modo le dijo: «este dedo parece que se lo arrancaste a una momia de Guanajuato. La que se salvó fue Meche (Coahuila).

Capeados y empanizados, reto de eliminación y duras críticas. (Foto: TV Azteca).

ACÁ LAS TORTAS

La hora de la verdad llegó con el reto de eliminación, y consistió en preparar un pan (telera, bolillo, cemita, etc.) y después de ello una torta. Pero les advirtieron: lo más importante es el pan, el relleno es el extra.

Preparar un buen pan, nada fácil para ninguno de los participantes. (Foto: TV Azteca).

A Erubiel (Veracruz) también conocido como «el osito», le fue como en feria, le quedó cruda la masa y salió con el estúpido argumento que su horno no calentaba. Ya odiado por sus compañeros le achacaron que «está pagando el karma». La Inge (Sinaloa) todo el tiempo estuvo machacando que como ingeniera «soy una chingona» pero en la cocina no dio una. La masa cruda, el pan reseco, o tortas aguadas -que no han ahogadas- fueron la tónica. Lograron ser las menos peores las tortas de Adriana -sin álbur-, Isabel y la Inge.

Erubiel «el panda» se ganó el odio de todos. (Foto: TV Azteca).

A la cuerda floja se fueron Erubiel y Jorge (Yucatán) y todo el mundo le tiraba mala vibra al primero para que lo corrieran, pero por desgracia el eliminado fue el joven Jorge, que desató las primeras lágrimas de la temporada, en un segundo capítulo en el que apenas empiezan las intrigas, envidias y resquemores.

Aguadas, crudas o resecas, ni una torta destacó. (Foto: TV Azteca).

SOBREVIVEN

  1. DIANA (Chiapas)
  2. ADRIANA (Sinaloa)
  3. CUAUHTÉMOC (Cdmx)
  4. DAVID (Edomex)
  5. ERUBIEL (Veracruz)
  6. ATINALA (Veracruz)
  7. ITZEL (Cdmx)
  8. CITLALLI (Sinaloa)
  9. IKER (Morelos)
  10. NICOLÁS (Coahuila)
  11. ROLANDO (Tamaulipas)
  12. GONZALO (Veracruz)
  13. SALIME (Campeche)
  14. ISABEL (Yucatán)
  15. LIZZI (Jalisco)
  16. JOSÉ LUIS (Cdmx)
  17. OSVALDO (Veracruz)
  18. MECHE (Coahuila)
Las pizzas se veían buenas, pero la realidad era otra cosa. (Foto: TV Azteca)

Baja Culinaria