PREPARARON PLATILLOS QUE MATARÍAN A CUALQUIERA

PREPARARON PLATILLOS QUE MATARÍAN A CUALQUIERA

La tónica del quinto episodio de Másterchef México 2020 fue la preparación de menús para comensales alérgicos a ciertos alimentos.

En la primera parte del programa, la de la «Caja sorpresa» los concursantes se encontraron con ingredientes para preparar chile relleno, flan o tortillas española. Los chavos cantaban victoria cuando creían les había tocado el platillo más fácil, pero todo su semblante cambió cuando les indicaron que en ningún caso la preparación llevaría huevo. Lo que les parecía imposible.

Chile en nogada sin nuez, el reto. (Foo: TV Azteca)

«QUE PAREZCA QUE TIENE HUEVOS… PERO NO»

Y mientras los jueces daban la anterior instrucción, la que estaba llore y llore era Adriana, la chavita chula pero muy ordinaria, de Guasave, Sinaloa, ciudad donde por cierto existe la fama que la gente es muy pendeja. Hay muchos chistes al respecto.

(Foto: TV Azteca)

¿Qué por qué lloraba Adriana?, simplemente porque recordaba a una amiga vegana. A ese grado se exacerba la sensibilidad de los participantes a lo largo de la temporada.

Eruviel, famoso por ser un soberano cerdo cocinando, ahora resulta que tiene la estación de cocina más limpia que todos.

Salime, la grandota sosa de Campeche, prepara un delicioso chile relleno que extasía al chef Juan Ramón Casillo, por supuesto ella es la primera en no creérselo.

El brownie llevó a la cuerda floja a varios (Foto: TV Azteca)

Pero el chile que se lleva mil elogios de todos es el de Atilana (Veracruz), «ya estás finiendo un estilo y eso es importantemente bueno», le dijo el juez Herrera, mientras que el juez invitado, Stovell, le dijo «quiero que me pases la receta». La vieja se derritió.

Siendo la mejor del reto, a Atilana le toca eligir el platillo que cocinará cada participante en el siguiente reto, y le dan tres opciones para repartir: cochinita pibil, chile en nogada y brownie, cuya particularidad será que sea un menú vegano. La tipa se afila las uñas y decide a qué compañeros «clavar».

Pura vista, «tostaditas» de salmón. (Foto: TV Azteca)

«La veo muy empoderada», dijo atinadamente David (Cdmx) respectoa Atilana, caminando de puntitas y estirada ante dos episodios seguidos en los que se ha lucido, «parece de esas muñequitas vestidas de china poblana que venden los artesanos», acotó Davida.

«No me dan miedo los chiles, he pasado por cosas peores», exclamó LIzzi (Guadalajara), quien es enfermera y seguramente ha pasado por momentos extremos en el quirófano.

David batallando para exprimir la naranja, porque le faltan dedos. (Foto: TV Azteca)

Erubiel, aparte de cochino resulta un pendejo, el chef Herrera no da crédito que una vez que ha asado y pelado un chile, lo somete al chorro de agua, quitándole con ello todo el sabor al producto. !Salvaje el tipo!

Iker (Cuernavaca), quien por cierto es alérgico a muchas cosas y siempre cocina con un paliacate envolviéndole boca y nariz, prepara un brownie que deja crudo. Tal aberración lo manda directamente a mandil negro.

Isabel (Yucatán) prepara cochinita pibil, con repollo en lugar de carne, y tal platillo resulta una verguenza para alguien que proviene precisamente de la tierra de la «cochinita». También habrán de mandarla a reto de eliminación.

Un nutrido grupo se fue al reto de eliminación. (Foto: TV Azteca)

«Deberían pegarte con la mano abierta en la frente para que se te queden grabados los dedos durante cinco años…», continúa denigrando el chef Herrera a Erubiel a la hora que tienen que probar su chile relleno, «que sorpresivamente está bueno», acepta Herrera. «Eres un caso extraño de contrastes», concluye. El caso es que Erubiel siempre la libra.

«La Inge» (Sinaloa) presenta un platillo «desbalanceado», Itzel (Cdmx) prepara una cochinita pibil con setas, pasa la prueba; Rolando, también parió chayotes con el brownie, le queda crudo y le dan directo mandil negro; Osvaldo (Veracruz) prepara un buen brownie, ni él se la cree.

«Cochinita pibil» con repollo,! Válgame Dios! (Foto: TV Azteca)

«Mi chile en nogada sí parece chile en nogada», presume Lizzi, «Nuez o no es», asi es como la simplona de Meche (Coahuila) nombra a su mediocre platillo de chile en nogada. La grandota Salime se pone tan nerviosa frente a los jueces que está a punto de desmayarse.

Nicolás (Coahuila), el soberbio médico que toda la temporada se la ha pasado con una jeta y mirada de perdona vidas, también fracasa con e brownie, le entregan en lo inmediato el mandil negro.

NACOS QUE NO SABEN PREPARAR EL SALMÓN

En esta ocasión se fueron muchos al «Reto de eliminación»: Isabel, Meche, Salime, La Inge, Adriana, José Luis, Rolando, Iker y Nicolás.

Habrán de preparar salmón imperial, producto repartido al azar en tres presentaciones: fresco, ahumado y en lata.

Iker es alérgico al salmón, Isabel, siendo costeña, anda muy perdida con el producto; Meche, en la angustia total.

Sorprende «La Inge» con la estética de su platillo. (Foto: TV Azteca)

Los malos resultados no se dejan esperar. Meche prepara un platillo excedido en grasa. Iker titula a su plato «Verónica», dedicado a su madre, refiere entre sollozos. El chantaje sentimental no lo salva de la crítica, su salmón se vio opacado por la salsa que le vació. Patético, le espetó el chef Herrera.

Rolando presenta unas tostadas que no son tal, solamente es una masa que se desbarata en las manos, y al salmón no le puso mayor empeño. Isabel ofrece una preparación «que no se entiende», le dijo Herrera, «ni crudo, ni cocido, no tiene ninguna identidad, no se descubre la técnica». En fin, doña Isabel le gana lo rural.

La Inge Citlalli, sinaloense bravucona, nalgona como payaso de crucero, sorpresivamente presenta un platillo con muy buena estética, minimalista, un salmón crocante que encanta al chef Castillo, y un ceviche que califica de buenísimo.

Quesadillitas sencillas pero deliciosas. (Foto: TV Azteca)

«No me salieron los huevos», pretextó Nicolás al presentar su salmón que originalmente iban a llevar huevos ponchados, y al final tuvo que improvisar presentando un platillo en el que apenas si trabajó el producto: «No tienes ni idea de lo que estaban haciendo», le dijo Herrera en lo que pareció su sentencia de muerte.

Salime, nuevamente pese a su baja autoestima, volvió a presentar un platillo destacado y bueno, al igual que Adriana, aunque a nuestro parecer (aunque los jueces no dijeron nada al respecto) una presentación muy burda, hasta grotesca.

José Luis (Cdmx), débil visual y comerciante en La Merced, también presenta un platillo mediocre que lo pone en la cuerda floja, al igual que a Iker, Isabel y Nicolás, siendo éste último el eliminado en el quinto episodio de Másterchef México 2020.

SOBREVIVIENTES

1-SOLDADO DIANA (Chiapas)

2. ADRIANA (Sinaloa)

3. DAVID (Edomex)

4. ERUBIEL (Veracruz)

5. ATILANA (Veracruz)

6. ITZEL (Cdmx)

7. «LA INGE» CITLALLI (Sinaloa)

8. IKER (Morelos)

9. ROLANDO (Tamaulipas)

10. SALIMA (Campeche)

11. ISABEL (Yucatán)

12. LIZZI (Jalisco)

13. JOSÉ LUIS (Cdmx)

14. OSVALDO (Veracruz)

15. MECHE (Coahuila)

Baja Culinaria