El plan estratégico para el rescate del abulón mexicano y la producción de semilla para consolidar el cultivo de ostión en la entidad, son dos de las estrategias en las que se enfocarán en los próximos las autoridades de Pesca en Baja California, así como el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE).

El abulón mexicano, endémico de las costas del pacífico bajacaliforniano, es una especie que se ha visto amenazada por factores climáticos y la pesca furtiva con extracciones a la baja, especialmente en los últimos años, por lo que en 2015 se promovieron acciones de consulta entre productores, académicos, investigadores y autoridades con jurisdicción en Baja California y Baja California Sur.

En lo que respecta ostión se destacó la necesidad de que Baja California cuente con un sistema de producción de semilla para satisfacer la demanda de las más de 30 unidades de producción ubicadas en la Bahía de Ensenada, Bahía Falsa en San Quintín, Laguna Manuela y parte norte de Guerrero Negro, en el extremo sur de la entidad. 

Se trata de respaldar la planta productiva del insumo a nivel comercial, ya que a la fecha existen cinco laboratorios que no logran cubrir la demanda de los ostricultores de Baja California, quienes se ven en la necesidad de recurrir a proveedores externos. 

El año pasado, entre ambas especies generaron ingresos por más de 99.5 millones de pesos, lo que representa un importante sustento para muchos empleos que dependen de su extracción, muchos de ellos ubicados en las zonas más alejadas de la entidad.