Nahui Olin; Adriana Malvido;

Circe se ha destacado por la publicación de biografías femeninas del siglo XX reuniendo a las figuras más icónicas y talentosas. Circe es un referente en el conocimiento de la vida de las mujeres más excepcionales del mundo.

En febrero de 1988 nació Circe, un nuevo sello editorial promovido por el grupo Océano. Dirigido por Silvia Lluis, la nueva editorial empezó publicando en su primer año tres colecciones dedicadas a la narrativa, las biografías y el ensayo.

La idea inicial era publicar unos 35 títulos, con tiradas medias de entre 3.500 y 4.000 ejemplares. El bloque mayoritario de los libros que se publicaron en aquella fase inicial fue de narrativa, sin distinción entre los autores en de habla hispana y extranjeros.

Confirmando la conexión de Silvia Lluis con México, el primer título fue “Morir en el golfo”, una novela de Héctor Aguilar Camín. Luego llegarían autores como Don DeLillo, Amélie Nothomb, Emmanuel Carrère, Siri Hustvedt, Ingrid Noll, Jenny Diski o Nina Berberova entre muchos otros.

Pero la apuesta más personal y comprometida del sello fue la colección de biografías de mujeres, que intentaba compensar el vacío que hasta entonces había limitado la presencia de mujeres en la primera línea de reconocimientos culturales.

Treinta años más tarde, la mayor satisfacción de Circe es haberse convertido en un referente indispensable en el ámbito de las biografías de mujeres, muchas veces imitada.

Mary Wollstonecraft; Mary Shelley; Charlotte Gordon

El libro que propulsó la colección fue la biografía de Frida Kahlo, que inició un repertorio sólido, capaz de conectar con un público muy exigente y leal a los sucesivos títulos de la colección. La elección de Kahlo no fue casual. “Había ido a México por trabajo y una amiga me llevó a la casa azul de Frida Kahlo. Allí, delante de sus cosas, en el espejo que debió utilizar tantas veces, pensé: esta vida se tiene que publicar. En aquel momento Frida Kahlo era muy poco conocida en España. Fue un boom. Después de aquello, fui buscando las que habían ido detrás suyo y fueron saliendo de forma muy natural Isabelle Eberhardt, Isadora Duncan”, recordaba Lluis al cumplir sus primeros treinta años dirigiendo la editorial.

“Un batallón de valientes que luchaban por lo que querían”, así definió su criterio de selección. Anne Sexton, Sylvia Plath, Las Hermanas Mitford, Natalie Barney, Diane Arbus, Edie Sedgwick, o Tamara de Lempicka son sólo algunas de las mujeres que reúnen las características para ser “circes”.

Y la conexión mexicana no se quedó allí: Tina Modotti y Nahui Olin también forman parte de su catálogo. “Dos mujeres que no parecían de este mundo. Hay algo en México, telúrico, que hace que sus mujeres vivan muy intensamente”.

Pero, con la misma intuición para cubrir vacíos insólitos, el prestigio de la colección de biografías de mujeres permitió abrir un camino quizá menos transitado y recuperar vidas de hombres del mundo del arte y de la creatividad en general -Jackson Pollock, Pier Paolo Pasolini o Robert Mapplethorpe-, con la novedad de, además de confiar en traducciones de grandes títulos, asumir la edición de títulos cien por cien proyectados por Circe, como fue la biografía de Jaime Gil de Biedma -que acabaría siendo el material de inicio para una adaptación cinematográfic-.

Con la perspectiva de los años, los puntos en común de las biografiadas y los biografiados se ciñen a lo que Lluís define como “Definitivamente, se puede afirmar que los finales dramáticos son una constante en muchas de las vidas de los personajes de Circe”.

Uno de sus últimos títulos Las siete cajas, narra la historia de Dory Sontheimer, una farmacéutica de Barcelona que encontró en un altillo siete cajas con documentos de su familia. Dory es hija de unos padres judíos que se habían conocido en Barcelona en tiempos de la República y que, acabada la Guerra Civil española, se convirtieron al catolicismo y transformaron sus nombres originales, Kurt y Rosl, en Conrado y Rosel. La autora se documentó durante 10 años  y el libro es el resultado vivencial de ese viaje al Holocausto.

Resulta difícil resumir treinta años de actividad pero, además de las dos colecciones que constituyen las columnas del catálogo, Circe también inició colecciones insólitas, como las guías de ciudades para mujeres -La Habana, Roma, París, Londres, Nueva York- o libros a los que no resistió la tentación de publicar, como los “Cuentos infantiles políticamente correctos” o “Marley y yo”.

Otra colección intentaba hacer llegar al público ensayos periodísticos o reflexiones biográficas que, bajo el epígrafe de Fuera de serie, permitieron incluir a Paco Rabanne o reportajes sobre los entornos de J.D. Salinger, Joseph Heller y Hermann Hesse.